Lola Hernández

Lola Hernández

Hablarles del divorcio a niños y adolescentes con y sin autismo (Parte 1)

Vivir un proceso de divorcio cuando tenemos hijos con o sin alguna discapacidad, es como ser el capitán de un barco que navega en un océano nunca antes explorado en medio de una peligrosa tormenta.

La separación física de algún miembro de la familia es un evento importante que afecta de diferentes maneras a todo el núcleo familiar, sin embargo, la manera en la que los miembros de la tripulación naveguen en este nuevo océano, dependerá en gran parte de la percepción de los adultos respecto a la experiencia, la gestión de sus propias emociones y las decisiones ante la situación.

En el caso de niños pequeńos, niños y adolescentes con autismo y otras condiciones del desarrollo, procesar el divorcio de los padres y separación física de una de las partes, puede convertirse en un desafío mayor debido a diversos factores:

-Retos sensoriales para procesar la información que perciben a través de lo que observan, de las palabras, sonidos, acciones y estados emocionales de los otros.
-Dificultad con el cambio de rutinas.

Desafíos en la comunicación verbal para expresar sus emociones y necesidades.
Habilidad desconocida para producir imágenes mentales de los planes futuros y justificaciones de los adultos (todo va a estar bien, vamos a estar siempre juntos, era lo mejor para todos, etc.).
Dificultad para visualizar la relación entre una decisión que ocurre a nivel mental y emocional (no puedo más con esta situación), y la vivencia de una situación desconocida para ellos (no ver diariamente a mamá o papá en casa, cambio de casa o escuela).

En mi entrada anterior, hablé sobre lo que es importante considerar en cuanto al manejo de las emociones en el proceso de divorcio https://www.lolahernandez.org/elblogdelola/en-un-divorcio-todos-pierden-y-todos-ganan . En esta entrada y la siguiente, aportaré algunas sugerencias sobre acciones que pueden considerarse, para aliviar el sufrimiento y ansiedad de los hijos antes y después de la separación física de los padres.

Las recomendaciones pueden ser utilizadas para niños y adolescentes con o sin autismo, lo más importante es la intensión con la que se realicen y la manera en la que los adultos gestionan sus emociones:

– Comunicar la decisión de divorcio preferentemente en pareja

Es importante que ambos padres de familia estén presentes en el momento de comunicar la decisión de la separación física a los hijos de esta manera ellos sabrán que no es una decisión únicamente de mamá o de papá, y se pueden evitar comentarios injustos o agresivos en contra de la parte que no esté presente.

– Mantener la calma en todo momento o guardar silencio

Mantener la calma cuando se comunica la decisión del divorcio determinará el tipo de imagen mental/emocional que los hijos guardarán sobre la separación física de la familia a lo largo de su vida. Una conversación con emociones alteradas creará una imagen dramática y alterada del evento; una conversación en calma creará una memoria o recuerdo de respeto, respaldo y confianza en el futuro. Si una de las partes no se siente capaz de mantener la calma durante la reunión con los hijos, es preferible que este presente, guarde silencio y permita que la/el otra(o) lleve la conversación, e intervenir respetuosamente en el momento que se sienta preparado(a).

Antes de comenzar la conversación sería conveniente tomar tres respiraciones lentas y profundas exhalando lentamente por la boca, si durante la conversación las emociones comienzan a alterarse, es preferible hacer una pausa para repetir el ejercicio de respirar para evitar involucrar a todos en la tristeza, la rabia, y el miedo.

– Crear una historia social o un mapa con imágenes para comunicar la decisión

Utilizar la palabra “divorcio” con los niños pequeños, autismo y otras discapacidades, quizá no sea una buena idea para comunicar inicialmente sobre la decisión, el dibujo o imagen mental de la palabra “divorcio” quizá no tiene una representación clara en la mente de los niños, o bien no coincide con la imagen visual de aquello que los padres quieren comunicar. No comprender el significado visual del divorcio puede crear mucha confusión, altos niveles de ansiedad y por lo tanto crisis de comportamiento que pueden desbordar a la familia completa.

Se pueden utilizar frases como por ejemplo: “Papá, mamá, tu (colocar su nombre) y el resto de la familia (nombre de cada uno), ya no vivirán juntos en esta casa. Papá o mamá vivirá en otro lugar. Papá o mamá ya no podrán verte todos los días, te verán los sábados y domingos”, para esta frase pueden crearse dibujos simples o fotografías que puedan utilizarse para crear una sencilla historia de lo que sucederá. Esta representación visual no tiene que ser sofisticada, puede ser con dibujos sencillos mientras se va comentando lo que sucederá La explicación debe utilizar palabras simples, claras, sin dobles significados, sin culpar a nadie, sin drama, se trata únicamente de expresar de forma visual lo que sucederá sin enredarse con las emociones de los adultos.

Cada familia debe crear su propia representación visual de lo que quieren comunicar, es por eso que mientras más claras sean las ideas y menos se involucren los rollos emocionales de los adultos, será más sencillo comunicar la decisión y generar menor estrés en los hijos.

– Marcar en el calendario la fecha en la que papá o mamá se moverán de lugar

Poner una fecha en el calendario para ir preparando a los hijos para la partida de mamá o papá puede resultar difícil emocionalmente para ambas partes, sin embargo cuando la situación logra manejarse con madurez y calma resulta mucho menos dramática la separación física de la familia. Es recomendable mantener un calendario en un lugar fácilmente visible para todos en casa (refrigerador, nevera o en algún sitio de la cocina) para marcar el día de partida y de cualquier otro evento importante que deba ser registrado (días de ver a papá/mamá, vacaciones, vista de los abuelos, citas médicas, celebraciones especiales, etc.). Cuando la fecha esté colocada en el calendario puede recordarse espontánea y continuamente al niño o niña sobre la fecha del evento. Si no hay certeza sobre la fecha de visita de papá o mamá o cualquier otro evento, es recomendable no colocarlo en el calendario.

En la siguiente entrada compartiré otras ideas que pueden ayudar cuando los hijos presentan comportamientos que manifiestan la dificultad de gestionar la separación física de los padres y la incertidumbre.

En esta entrevista la Psicóloga Gaby Ferrer explica con detalle algunas experiencias de los niños y adolescentes ante un proceso de divorcio.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email